Se produce fundiendo y moldeando sin ninguna aleación con Zinc de calidad SHG o HG según la solicitud de los consumidores.

Se prefiere como cátodo en el revestimiento de metales con zinc mediante el método de electrólisis (electrogalvanización). Con este método, las superficies de diferentes metales se recubren con zinc y se evita la oxidación. Dado que se evita el contacto de los metales con el aire, su vida útil aumenta.